Secciones

La Psicología, mi vocación

sadsadsdsadsadsadsdswdsdsds

Ser psicóloga no es mi profesión, sino mi vocación. Por fin he comprendido que existe una gran diferencia entre una y la otra. Cuando la psicología se asume como una profesión, nos vemos en la necesidad de ponerle precio a nuestros servicios, de competir, y erróneamente algunos creen que entre más se cobre, mejor se es.

Por el contrario, cuando la psicología se aplica como una vocación, inmediatamente se comprende que nuestro conocimiento de la mente y de la conducta humana, debe estar al alcance de toda aquella persona que lo necesite, al margen de su capacidad de pago.

Para mí no es una coincidencia o causalidad el haber tomado la decisión de elegir la carrera de psicología como mi profesión, ya que siempre he tenido la intención de ayudar y servir a los demás. Desde muy temprana edad sabia y tenía bien claro que mi vocación era la de ser psicóloga y hoy en día puedo afirmar que la psicología no es solo mi profesión, es además mi pasión y el motor que me mantiene con ilusión día a día.
Amo mi trabajo y lo que más me hace feliz es poder ver como poco a poco mis pacientes van superando sus miedos y obstáculos, llegando así a solucionar sus problemas y tener un mayor bienestar emocional; se toma conciencia de la gran importancia y utilidad que tiene la psicología para ayudarle a las personas a crear una satisfactoria vida afectiva, que se vea reflejada en unos saludables vínculos con su familia, su pareja, sus amigos, su trabajo y consigo mismo.

Ser psicólogo también es muchas veces un trabajo duro, por el nivel de carga emocional que vives cada día, pero a la misma vez, es un aprendizaje continuo tanto personal como profesional. Aprendes y te enriqueces con cada formación, cada libro, con cada compañero y sobretodo con cada una de las personas que pasan por consulta y te dejan sin querer una parte de ellas por siempre en tu corazón.

De esta magnitud es la tarea de un psicólogo con vocación. Llegar a este punto no es fácil, comprender que se puede prestar una ayuda como guía, sin poner la barrera de un precio puede parecer absurdo para muchos. 

Pero si apelamos a la práctica del altruismo, de poner nuestros servicios y pasión en favor de quienes lo necesiten, inevitablemente obtendremos recompensas que muchas veces el dinero no puede pagar.

Finalmente termino esta reflexión felicitando a todos mis maestros (as), compañeros (as) de República Dominicana por celebrarse hoy 06 de Abril el Día Nacional del Psicólogo.

Me considero muy afortunada de poder trabajar en algo que tanto amo. Espero que un día y no muy lejano la figura del psicólogo se valore como se merece y que ir a terapia sea considerado como un símbolo de bienestar emocional y no de locura.

La autora es Psicóloga clínica
Mostrando img1491494593622.jpg

Contacto Eventos



Para tus actividades comunicate con nosotros 809-588-6238 ext. 205 y 829-451-3392


Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk website.