Por qué el cuerpo cambia de forma a medida que envejeces

Por qué el cuerpo cambia de forma a medida que envejeces

Tu cuerpo experimenta muchos cambios a medida que envejeces y se trasforma casi en su totalidad. Esta metamorfosis se debe a factores que se dividen en dos categorías principales: los que no puedes controlar y los que puedes controlar. En particular, la velocidad a la que ocurren los cambios en la forma del cuerpo, están estrechamente relacionados con factores del estilo de vida como el ejercicio, el tabaquismo y la dieta.

Los cuerpos están formados por varios componentes sobre todo por huesos, músculos, grasa y agua. Los cambios en la composición corporal, es decir, la proporción relativa del peso compuesto por cada uno de estos componentes, generalmente ocurren con la edad, incluso cuando no hay un cambio general en el peso corporal. La grasa aumenta y la masa muscular, o tejido magro, y la densidad ósea mineral disminuye con la edad.

Grasa
El porcentaje del cuerpo humano compuesto de grasa es el motivo de gran preocupación debido a un problema creciente de obesidad. El peso corporal total fluctúa según la cantidad de calorías (energía) consumidas. Si comes más de lo que quemas, aumentará de peso con el tiempo. Sin ejercicio, ese peso extra se almacenará en tu cuerpo como grasa, en lugar de músculo, aumentando la proporción de su peso corporal compuesto de grasa.

El peso corporal total fluctúa según la cantidad de calorías (energía) consumidas
La composición corporal cambiante puede, acelerar el aumento de grasa con el tiempo, porque el músculo es más metabólicamente activo que el tejido graso y quema más energía. La ubicación de la grasa, así como la proporción, generalmente cambia con la edad.

En las mujeres, una caída en los niveles de estrógeno con la menopausia coincide con un cambio de grasa de la parte inferior del cuerpo (una forma de "pera"), hacia la sección media (una forma de "manzana"). Esta "grasa abdominal" comprende tanto la grasa subcutánea debajo de la piel abdominal como la grasa que se acumula alrededor de los órganos, llamada tejido adiposo visceral, en lo profundo del abdomen. La grasa del vientre crea una forma de manzana que se ha asociado con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes.

En los hombres, una caída en los niveles de testosterona probablemente también afecta la distribución de la grasa, y la circunferencia de la cadera comúnmente disminuye a medida que los hombres envejecen.

Es necesario mantener un peso saludable a medida que se envejece para prevenir la acumulación de grasa en la sección media del cuerpo. Tanto la grasa subcutánea como la grasa visceral se pueden reducir con una dieta saludable y haciendo ejercicio.

Los músculos representan alrededor del 40 al 50% del peso corporal total en un adulto sano
Músculo
Los músculos representan alrededor del 40 al 50% del peso corporal total en un adulto sano. La pérdida de tejido muscular y la fuerza, o sarcopenia, es el resultado de la falta de actividad que desafía el sistema muscular. Una pérdida anual de masa muscular del 1% después de los 30 años es normal. Como el músculo quema más calorías que la grasa, una pequeña proporción de músculo en el cuerpo tiene implicaciones para el peso y salud en general, así como una pérdida general de fuerza y un aumento padecer problemas.

Para mantearse físicamente activo hay que hacer ejercicios de resistencia y así mantener la masa muscular todo el tiempo. Incluso los adultos mayores en sus 80 y 90 años han demostrado ganar fuerza a través de un entrenamiento de resistencia leve.

Pérdida de altura
Los huesos representan aproximadamente el 20% del peso corporal total. Debido a los cambios en la masa ósea, así como en los músculos y las articulaciones, generalmente ocurre una pérdida de altura de aproximadamente 1 cm cada 10 años, y la pérdida se acelera después de los 70 años.

La densidad mineral ósea alcanza su punto máximo alrededor de los 30 años, y luego puede disminuir, especialmente en las mujeres en los primeros años después de la menopausia, lo que lo pone en riesgo de padecer enfermedades de adelgazamiento de los huesos, como osteopenia y osteoporosis. Reduce la pérdida de masa ósea al evitar fumar, consumir el calcio adecuado e incluir ejercicios con pesas como el entrenamiento de resistencia y caminar en su plan de actividades.

Contacto Eventos



Para tus actividades comunicate con nosotros 809-588-6238 ext. 205 y 829-451-3392


Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk website.