Skip to main content

10 cosas que puedes hacer con los botones de volumen de tu iPhone

En el vertiginoso mundo de la tecnología, los dispositivos móviles se han convertido en una extensión esencial de nuestras vidas. El iPhone, el buque insignia de Apple, no es solo un teléfono, sino una herramienta multifacética que ofrece mucho más de lo que a simple vista se percibe. Para descubrir los secretos que esconde, en Unocero te contamos de 10 cosas que puedes hacer con los botones de volumen de tu iPhone y seguro no sabías.

Desde capturar momentos inesperados hasta realizar funciones prácticas en diversas aplicaciones, descubrirás un mundo de posibilidades que quizás aún no habías considerado.

Fotografía y grabación de video
Los botones de volumen en tu iPhone pueden ser más que simples interruptores de sonido. En modo Foto, Retrato o Panorámica en la aplicación de Cámara, puedes emplear los botones de volumen como disparador.

Este recurso no se limita solo a la aplicación de Cámara, sino que se extiende a otras aplicaciones de Apple y de terceros, como Adobe Lightroom, Camera+, FiLMiC Firstlight, entre otras. Desde capturas rápidas hasta grabaciones de videos, los botones de volumen se convierten en herramientas versátiles para tu creatividad.

QuickTakes y ráfagas fotográficas
Para los modelos iPhone XS y posteriores, mantener presionado uno de los botones de volumen en el modo Foto iniciará una grabación de QuickTake. Sin embargo, si posees un iPhone X o anterior, puedes aprovechar la función de ráfagas fotográficas manteniendo presionado un botón de volumen. Además, puedes personalizar la función de cada botón según tus preferencias en la configuración de la cámara.

Escaneo de documentos de forma eficiente
En aplicaciones como Freeform, presente en iOS 16.2 y versiones posteriores, así como en Files, Mail, Notes y Reminders, puedes utilizar la cámara de tu iPhone como escáner de documentos. Este modo, diseñado para enfocarse en documentos, te permite utilizar los botones de volumen para capturar imágenes de manera rápida y sencilla.

Olvídate de tocar la pantalla para tomar la foto; con un simple clic en los botones de volumen, puedes escanear documentos y ajustar la composición antes de guardar la imagen.

Apagar tu dispositivo
En los modelos iPhone X, 11, 12 o 13, es posible apagar el dispositivo al mantener presionada simultáneamente una de las teclas de volumen junto con la tecla de encendido hasta que aparezca la opción «Desliza para apagar«.

En estos modelos específicos de iPhone, al mantener pulsado el botón de encendido, se activa Siri. Por lo tanto, para apagar el teléfono, es necesario contar con el respaldo de cualquiera de las teclas de volumen, sin importar si es la de aumentar o disminuir el volumen.

Reiniciar tu iPhone en casos de emergencia
Incluso la tecnología más avanzada puede experimentar problemas, y el iPhone no es la excepción. Por diversas razones, los teléfonos pueden bloquearse y la pantalla puede dejar de responder. Ante este inconveniente, se puede realizar un reinicio de emergencia.

Para reiniciar el iPhone, simplemente presiona simultáneamente los dos botones de volumen junto con el botón de encendido lateral. Aparecerá en la pantalla el icónico logo de la manzana de Apple, reiniciándose automáticamente.

Capturar pantallas en tu iPhone
Otra función útil de los botones de volumen es la capacidad de tomar capturas de pantalla. Aunque esta función es ampliamente conocida, es esencial familiarizarse con ella, especialmente para aquellos nuevos en el entorno Apple.

Capturar una pantalla con un iPhone es un proceso rápido. Solo necesitas presionar simultáneamente el botón de encendido lateral junto con el botón de aumentar volumen, y la captura se guardará automáticamente en la galería de imágenes.

Posponer una alarma
Desde el simple despertador de tu iPhone, los botones de volumen pueden desempeñar un papel crucial. Por defecto, presionar cualquiera de los botones de volumen te permite posponer una alarma.

Es una solución simple y efectiva para ganar unos minutos adicionales de sueño. Si encuentras dificultades para activar la función de posposición, asegúrate de verificar la configuración específica de la alarma en cuestión.

Activar la función SOS en tu iPhone
Según lo indicado por Apple en su plataforma de soporte en línea, la característica de Emergencia SOS en el iPhone ofrece una manera rápida y sencilla de solicitar ayuda y alertar a tus contactos en situaciones críticas.

Para activar esta función, simplemente mantén presionados el botón lateral y el botón de subir o bajar volumen. Después, desliza tu dedo sobre la opción «Emergencia SOS» y podrás realizar llamadas a servicios de emergencia como bomberos, policía o ambulancia. Una vez concluida la llamada, tu iPhone enviará automáticamente tu ubicación actual y un mensaje de alerta a los contactos que hayas designado en tu lista de emergencia.

Silenciar llamadas de entrada
Una estrategia efectiva cuando recibes una llamada o videollamada y no puedes atenderla es silenciar el dispositivo mediante cualquiera de los botones de volumen. De esta manera, no escucharás el tono de llamada, aunque la notificación seguirá siendo visible en la pantalla. Este método también es aplicable en plataformas como WhatsApp y FaceTime.

Jugar videojuegos
Algunos desarrolladores de aplicaciones de terceros integran los botones de volumen de tu iPhone en la jugabilidad.

Por ejemplo, la aplicación Blackbox – Brain Puzzles (mostrada a continuación) utiliza los sensores de tu dispositivo para resolver acertijos, y algunas de las soluciones requieren que presiones los botones de volumen.

Más allá del volumen en tu iPhone
Los botones de volumen en tu iPhone son mucho más que simples interruptores de sonido. Desde capturar momentos únicos hasta realizar tareas prácticas en diversas aplicaciones, estos botones se convierten en herramientas versátiles que pueden mejorar tu experiencia con el dispositivo.

A medida que la tecnología avanza, es emocionante imaginar las innovaciones futuras que podrían aprovechar al máximo estos elementos aparentemente simples.

La próxima vez que ajustes el volumen en tu iPhone, recuerda que estás sosteniendo mucho más que un simple control de audio: estás llevando contigo una puerta de entrada a un mundo de posibilidades.