Skip to main content

Estudiar en el extranjero: ¿Cómo armar su presupuesto?

María, una joven psicóloga, anhelaba expandir sus conocimientos a través de una maestría en el extranjero. Sin embargo, la emoción de esta oportunidad se veía empañada por la preocupación financiera que representaba. Aunque había asegurado una beca parcial para cubrir los gastos académicos, sabía que enfrentaría desafíos financieros adicionales, como alojamiento, alimentación y transporte, entre otros gastos.

Esta preparación académica prometedora traería beneficios profesionales significativos, pero también conllevaría costos que podrían tensar considerablemente las finanzas personales, e incluso familiares. Tanto para padres que anhelan que sus hijos estudien en el extranjero como para los propios aspirantes, la planificación financiera se vuelve crucial para asegurar que el sueño no se convierta en una “pesadilla monetaria”.

De ahí que la decisión de estudiar en el extranjero no puede tomarse a la ligera, ya que implica múltiples gastos primarios y secundarios. Por lo tanto, es recomendable crear un fondo específico, es decir, exclusivo para este propósito desde antes de lanzarse a esta aventura profesional. Lo ideal sería desde antes de seleccionar el programa formativo o la universidad.

Decidida a no renunciar a su sueño, María se embarcó en la tarea de organizar sus finanzas personales. Creó un detallado plan de ahorro, recortando gastos innecesarios y buscando fuentes adicionales de ingresos a través de trabajos independientes (como freelance) y tutorías. Además, investigó opciones de alojamiento económico y becas o beneficios complementarios para estudiantes internacionales.

La magnitud del fondo determinaría si María podría cursar el programa de su elección o verse obligada a considerar alternativas por razones económicas.

O sea, que una vez usted tenga identificado el programa deseado y la universidad, ya sea en América, Europa o Asia, es fundamental establecer un plan de ahorro acorde con la estimación del momento en que se realizará la especialización. En este punto es crucial tener claridad sobre el costo total del programa, que puede superar significativamente la matrícula debido a gastos adicionales como materiales educativos intensivos o viajes asociados a ciertas asignaturas.

Por ende, antes de optar por una beca internacional, es fundamental que usted considere todos los elementos que requieren inversión, como alojamiento (si aplica), transporte, alimentación, entretenimiento, servicios adicionales y otras actividades que implican desembolsos considerables. Los asesores financieros recomiendan llevar consigo un presupuesto detallado que incluya gastos básicos ya sea semanal o mensual.

Además, comprender el tipo de cambio es esencial para estimar los costos precisos. Un conversor de divisas puede ser útil para realizar cálculos precisos y evitar sorpresas desagradables. También el notificar al banco sobre los planes de viaje y considerar la apertura de una cuenta bancaria local en el país de destino también son pasos recomendados para evitar contratiempos financieros durante la estadía en el extranjero.

Errores comunes
Uno de los errores más frecuentes es subestimar los costos, lo que puede llevar a quedarse corto de fondos y enfrentar dificultades financieras inesperadas durante la estancia en el extranjero. Además, algunas personas no establecen un presupuesto claro y detallado para administrar los gastos durante su tiempo en el extranjero, lo que puede resultar en gastos descontrolados y una gestión ineficiente de los recursos económicos disponibles.

Otro error común es descuidar el seguro médico. La falta de cobertura médica puede resultar en costos inesperados y dificultades financieras en caso de enfermedades, accidentes u otras emergencias médicas. Asimismo, otros no exploran activamente opciones de empleo a tiempo parcial o becas que puedan ayudar a cubrir los gastos adicionales, lo que puede afectar negativamente la estabilidad financiera durante la estadía fuera de su país natal.

También está el no aprovechar descuentos, programas de ayuda financiera o beneficios para estudiantes ofrecidos por instituciones educativas o empresas locales es otro error común. Estos recursos pueden ser de gran ayuda para aliviar la carga financiera y mejorar la experiencia global de estudiar en el extranjero.

Oportunidad
Recuerda que su principal enfoque debe ser conservar su beca. No obstante, si aspira a sumergirse en la nueva cultura a la que se dirige, realizar compras y disfrutar del turismo, es crucial que lo haga con meticulosidad. De lo contrario, podría sufrir graves consecuencias financieras.

Elementos para considerar

  1. Reserva. Tener ahorros para cubrir al menos cuatro meses de gastos básicos como transporte.
  2. Compartir gastos. Dividir los gastos de hospedaje con compañeros de cuarto o familiares.
  3. Ingreso extra. Un empleo parcial para generar ingresos extras sin descuidar los estudios.
  4. Seguro. Contratar un seguro médico integral para estar protegido en caso de enfermedad.
  5. Enfoque. Enfóquese en sus estudios y en mantener buenas calificaciones calificaciones.
  6. Prioridad. Evite gastos innecesarios y aprovechar descuentos y beneficios para estudiantes