¿Cómo estar en forma sin gastar mucho dinero?

Cómo estar en forma sin gastar mucho dineroinstagram

Ponerse en forma no es solo una decisión estética, es también una decisión saludable: los años no llegan solos. Solo depende de usted que la meta de hacer ejercicio no se quede en la lista de propósitos de año nuevo. Si quiere que la actividad física se convierta en un hábito, pero no quiere gastar más de un millón y medio de pesos en una afiliación anual en un gimnasio ni tampoco dispone de los recursos para hacerlo, tome nota de las siguientes recomendaciones para que esté en forma y con el bolsillo estable.

Aproveche las oportunidades diarias y no pierda ninguna ocasión. Si de ahorrar dinero se trata, tenga en cuenta que no necesita afiliarse a un gimnasio ni tener el equipo de máquinas en el patio de la casa. Cree su propia rutina, defina un horario y cumpla los objetivos sin falta. Por ejemplo, si sale a pasear a su perro, atrévase a caminar más allá de la esquina. Es más, si puede salir trotando, hágalo. Y no pierda la constancia, recuerde que mínimo debe hacer media hora de ejercicio diario.

Deje la pereza y use siempre las escaleras en lugar del ascensor, en la casa, en el trabajo, en los centros comerciales. Si se moviliza en carro, trate de parquear lo más lejos que pueda de su destino para que la caminata sea más larga. Si vive en una casa con jardín, no contrate jardinero sino que usted mismo tome la iniciativa y corte el pasto, las flores y barra los restos alrededor. Y dentro de su casa o apartamento, encárguese de limpiar: así ahorrará el dinero que debe pagarle a otra persona y, de paso, se ejercitará.

Si tiene una familia con hijos pequeños, no se siente a ver televisión mientras ellos corren a su alrededor. Corra con ellos, juegue fútbol, a las escondidas, llévelos al parque y brinque a su lado. Los videojuegos también son una buena opción, pero solo aquellos que impliquen una actividad física y que se puedan jugar con extensiones virtuales, como el tenis, el golf y el boxeo. Las carreras de Mario Kart no cuentan.

No tiene que comprar las máquinas que ni siquiera usa en el gimnasio. Improvise. Sea ingenioso y verá cómo de una lata de pintura puede sacar las mejores pesas. Hasta las latas de atún, si las rellena con arcilla, pueden servirle como pesas de mano. Las sillas del comedor no solo le sirven para almorzar, también para hacer flexiones de piernas, y los banquitos pequeños bien ajustados, no solo para extender la ropa o alcanzar lugares altos de la biblioteca, sino también para hacer “steps”: subir y bajar escalones con series y repeticiones. Además, recuerde que su masa corporal también le sirve para hacer entrenamientos de resistencia.


Las pequeñas inversiones también cuentan, así que si puede invertir un poco de dinero, busque productos económicos para agregar variedad a su rutina de entrenamiento. Puede comprar pesas de mano para fortalecer la parte superior del cuerpo. También puede descargar aplicaciones móviles gratuitas o de pago para crear una rutina de actividades y un archivo con cifras e indicadores de las rutinas realizadas para establecer nuevas metas.

Otra inversión que puede hacer es comprar una pelota de pilates para ejercitar la zona media del cuerpo, los abdominales y mejorar la flexibilidad y el equilibrio. Para hacer cardio nada más sencillo y fácil de conseguir que una soga de saltar, y para evitar que se le oxiden los músculos, consiga bandas elásticas. Éstas le ayudarán a mejorar la resistencia y así fortalecerá los músculos de los brazos y otras partes del cuerpo.

La movilidad también cuenta. Si puede transportarse en bici en lugar de usar el carro o tomar un bus, hágalo. Así, no solo cumplirá con una cuota de ejercicio diario, sino que contribuirá a mejorar su salud. Y es que la práctica del ciclismo reduce el estrés, fortalece el sistema inmunológico, la zona lumbar y los músculos. Además, de paso ayudará a reducir las emisiones de gases contaminantes.

Expertos de Cannondale, la empresa fabricante de bicicletas de los Estados Unidos, recomiendan algunos consejos para empezar a rodar de la forma correcta. Por ejemplo, primero hay que definir para qué se quiere la bici, si para movilizarse en la ciudad y transportarse hacia el trabajo y la universidad o para bajar montañas y recorrer trochas los fines de semana. Así podrá elegir la bicicleta adecuada. Además, es ideal conocer la talla de acuerdo a su ergonomía para mejorar el rendimiento y evitar daños que afecten su salud física.

Si el trayecto hasta su trabajo es muy largo, es preferible entrenarse con anterioridad y no lanzarse a recorrerlo todo desde el primer día. Mida su capacidad de resistencia y no se exceda con terrenos muy complicados. Aumente la dificultad poco a poco y de esta forma podrá comparar su rendimiento a medida que mejore para trazarse objetivos puntuales y cumplirlos. Tenga en cuenta que un buen sillín es fundamental para que la experiencia sea positiva y se acostumbre a repetirla de forma diaria.

Es fundamental que cargue agua todo el tiempo. Hidrátese y aliméntese bien, y recuerde llevar implementos que lo protejan del sol y de la lluvia. Asimismo, es clave tener a la mano alimentos pequeños que no agreguen peso, como barras de cereal, fruta o bocadillo. En lo posible trate de calentar, estirar antes y después de recorrer en bicicleta largos recorridos, así evitará tener calambres y reducirá los dolores musculares posteriores a la ejercitada.

Sea prudente con la velocidad, sobre todo si va a recorrer zonas urbanas donde puedan haber otros actores en la vía. Y lo más importante: disfrute del viento en su cara y verá cómo en poco tiempo empezará a verse y sentirse mejor, recuerde que el objetivo es divertirse, vivir de forma saludable y hacer del ejercicio un compañero diario.

Contacto Eventos



Para tus actividades comunicate con nosotros 809-588-6238 ext. 205 y 829-451-3392


Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk website.