Skip to main content

Consejos financieros al atravesar un divorcio

Cuando se produce un divorcio se debe afrontar una nueva realidad en diferentes aspectos de la vida, siendo uno de ellos lo relacionado con la economía personal. Una transición ordenada de la economía y una planificación financiera acorde a las necesidades de cada uno es importante para evitar situaciones complejas.

Aunque cada divorcio es un mundo y depende en gran medida de cómo se estuviesen llevando las finanzas familiares, el reparto de los bienes y deudas y los hijos si los hubiera, hay una serie de consejos financieros al atravesar un divorcio que deberías tener en cuenta.

Para empezar, se recomienda hacer una revisión de la situación financiera personal, siendo consciente de que el estilo de vida que mantenías hasta el momento podría sufrir algunas modificaciones.

En algunos casos no cambiará demasiado, mientras que en otros será necesario adaptarse a una nueva realidad. Para lograrlo de una mejor manera, será fundamental hacer un presupuesto con tus gastos e ingresos, incluyendo todo lo que necesitarás desde el momento en el que comiences a vivir en solitario, además de contemplar todos los gastos adicionales que puedan venir dados por diferentes circunstancias que se den en esa nueva etapa de la vida, como, por ejemplo, los derivados de una pensión alimenticia de los hijos.

Durante este proceso, una vez el divorcio ya se haya consumado, llegará el momento de cerrar las cuentas bancarias compartidas que pudieran haber abierto en el pasado, además de hacer las comprobaciones correspondientes con respecto a ella y anular las diferentes tarjetas de crédito.

Por otro lado, es imprescindible elaborar un plan para pagar todas las deudas, si las hubiera, debiendo pensar en la forma en la que puedes ir haciendo frente a las mismas de acuerdo a tu nueva situación.

En esta fase, también será necesario ponerse de acuerdo con la expareja para saldar aquellas posibles dudas que pudieran haber adquirido en común y cuyo pago corresponde a las dos partes.

Además de las recomendaciones anteriores, se deberían renegociar las necesidades de seguro, ya que en muchas ocasiones los cónyuges contratan seguros en común, además de considerar las implicaciones fiscales del divorcio, porque tanto tu fuente de ingresos como los créditos podrían llegar a verse afectadas en el caso de que acostumbrases a administrar las finanzas con tu expareja.

También hay que tener mucho cuidado con el uso desmedido de las tarjetas de crédito, que en esta etapa pueden llegar a ser un gran enemigo, sobre todo cuando se recurre a ellas con frecuencia para tratar de mantener el estilo de vida, haciendo que las finanzas se resientan.

Por último, siempre es aconsejable mantener una comunicación clara con la expareja, sobre todo a la hora de separar los bienes, además de tratar de mejorar o adquirir una mayor educación financiera, las cual ayudará tanto a la hora de tomar decisiones a diario como para planificar inversiones futuras.