Skip to main content

Madre primeriza: ¿Cómo organizar sus finanzas ante la llegada del bebé?

La emoción de convertirse en padres puede verse empañada por la incertidumbre financiera que trae consigo la llegada de un bebé. El impacto económico de la maternidad comienza desde el embarazo, con gastos en consultas médicas, análisis, medicamentos y preparativos para el parto. Estos desembolsos se suman a los gastos posteriores, como alimentación, cuidados médicos, vestimenta y educación, generando una presión adicional en el presupuesto familiar.

Ante este escenario, surge la pregunta: ¿cómo organizar las finanzas para recibir al nuevo integrante de la familia? La madre economista y asesora financiera, Kimberly García, explica que para afrontar esta nueva realidad es crucial que las futuras madres, incluyendo al padre, anticipen estos gastos y ajusten su presupuesto.

Agrega que la planificación financiera se vuelve fundamental, incluyendo la creación de un fondo de emergencia que cubra al menos de 10 a 12 meses de gastos esenciales. Además, subraya que es imprescindible contar con un seguro de salud adecuado, que esté a su alcance, que cubra los costos relacionados con el embarazo y el parto.

Una vez que el bebé llega al hogar, los desafíos financieros persisten. Señala que los gastos médicos, las decisiones sobre el cuidado infantil y la elección entre lactancia materna o fórmula son solo algunos aspectos para considerar.

La lista de necesidades para el nuevo miembro de la familia parece interminable: pañales, ropa, artículos de higiene, estimulación temprana y educación preescolar.

“Dicen que los niños llegan con ‘el pan debajo del brazo’, pero realmente tenemos que fajarnos para que ese pan sí llegue. Un panorama financiero con hijos implica gastos más elevados, por lo que debemos buscar la forma de producir más y manejar mejor nuestro dinero”, destaca la también cofundadora de Economics Data, empresa de educación y asesoría financiera.

Invertir hoy para su futuro
Los certificados financieros se postulan como una opción para crear un fondo de ahorro destinado a la escolaridad de los niños, desde la etapa inicial hasta la universidad. De acuerdo con la experta, no es exagerado empezar a invertir en el futuro de los pequeños desde que se tiene el acta de nacimiento en mano.

“Cualquier ahorro superior a RD$1,000 puede y debe convertirse en una inversión”, enfatiza la asesora.

Pero ¡ojo!, García señala que los certificados financieros no son la única alternativa. Las administradoras de fondos de inversión (AFI) y los puestos de bolsa ofrecen diversas opciones que deben ser evaluadas con detenimiento. Incluso es posible abrir cuentas de corretaje y en las AFI a nombre del bebé y menores de edad, utilizando su número único de identidad del acta de nacimiento.

Como madre, García, compartió su experiencia: su hija de dos años y medio cuenta con inversiones a su nombre desde su primer año, las cuales no solo crecen con los aportes familiares, sino que también generan intereses que se reinvierten y aumentan el capital.

Además, esta estrategia permite segmentar el ahorro, establecer un objetivo claro, aprovechar el interés compuesto y enseñar a los niños sobre inversiones de manera práctica a medida que crecen.

También, exhorta iniciar un ahorro con intención. Es decir, invertir una parte de sus ahorros para los gastos que vienen en el ínterin de recibir un nuevo miembro de la familia y en el nuevo presupuesto del hogar.

Errores
Sin embargo, no todo ha sido color de rosa. Como madre reconoce haber cometido errores importantes en su planificación financiera. El primero fue no contar con un seguro de salud adecuado, lo cual habría representado un gran respaldo para su fondo de emergencia.

El segundo error fue comprar en exceso ropa y accesorios para el bebé, siguiendo consejos poco prácticos. Tercero, no haber previsto el pago anticipado del primer año de preescolar.

Consejos a anotar

  1. Planificación. Planificarse antes de que llegue el bebé le permitirá ahorrar para los futuros gastos hospitalarios y del bebé.
  2. Disminuir la ansiedad. Las madres deben reducir la ansiedad al cambio para que puedan tomar decisiones inteligentes.
  3. Aprovechar ofertas. Una vez estén esperando el bebé pueden ir adquiriendo bienes necesarios en ofertas y de oportunidad.
  4. Hogar estable. Se recomienda que antes de la llegada del bebé los padres puedan contar con un hogar estable.
  5. Depurar gastos. Ir depurando gastos innecesarios y enfocarse en las prioridades. Esto, a través de la creación de un presupuesto.
  6. Fondo de emergencia. Tener un fondo de emergencia permite, entre otras situaciones, contar con un respaldo financiero.