Skip to main content

10 estrategias para ser libre financieramente

“La deuda se convierte en una herramienta potencialmente útil cuando se destina a cubrir una necesidad y no es una decisión tomada desde el deseo”, señala Javier Velasquez, de Go Bravo.

“Cualquier deuda asumida debe ser un peldaño hacia el crecimiento personal o la solución a una carencia o emergencia crítica; nunca un lastre para nuestras finanzas”, señala Velasquez.

Para alcanzar la libertad financiera, una persona no solo necesita salir de la espiral de deudas en que se encuentra, sino además aprender a moverse con soltura en el ámbito de las finanzas personales, señalan desde la Academia Bravo online.

Aunque el aumento de la deuda contraída mediante créditos personales puede ser superior entre los mayores de 55 años de edad en algunos países, el endeudamiento en general no es exclusivo de una franja de edad, sino un fenómeno generalizado que se agudiza en momentos de inestabilidad económica y alza de intereses, según los especialistas en finanzas.

Libre de deudas,...y de muchas preocupaciones. Foto: Freepic.diller-Freepik.

Un análisis de la ‘fintech’ (firma de tecnología financiera) Go Bravo, constata que la inestabilidad en las fuentes de ingresos y una tendencia a reestructurar deudas existentes con nuevos préstamos llevan a muchas familias a un ciclo continuo de endeudamiento, y a menudo a endeudarse en exceso.

Los cambios en el nivel de ingresos y en los hábitos de consumo, así como carecer de un fondo de emergencia, son las principales causas por las que la población llega a problemas de sobreendeudamiento, según el estudio de esta ‘fintech’ global, (https://bravocredito.es), efectuado en España, pero cuyos resultados y tendencias pueden extrapolarse en distintos grados a otros países de América y Europa.

“El sobreendeudamiento afecta a personas de todas las edades y niveles educativos, incluyendo a aquellos con estudios universitarios” explica a EFE Javier Velasquez, director ejecutivo (CEO) y cofundador de Go Bravo, Velaquez enfatiza la importancia de reajustar presupuestos y adaptar estilos de vida a las realidades económicas para evitar caer en este bucle de deudas.

Señala que para prosperar económicamente, resolver las deudas que ya se hayan contraído, evitar sobreeedeudarse y tomar decisiones inteligentes en el futuro, son fundamentales "el conocimiento y la disciplina en materia de finanzas”.

Pareja festeja el haber alcanzado su libertada financiera. Foto: Go Bravo.

Con el objetivo de acercar la educación financiera a los consumidores la firma que Velasquez codirige, dispone de ‘Academia Bravo’, una plataforma en línea que ofrece recursos y asesoramiento experto para ayudar a los individuos a manejar mejor las finanzas personales y tomar decisiones informadas, según explica Velasquez.

Consultado sobre ¿cuándo podría considerarse realmente imprescindible contraer una deuda (crédito personal) con una entidad bancaria o crediticia?, este especialista advierte que “contraer una deuda no es una decisión que se deba tomar a la ligera”.

Señala que “una deuda, contraída desde el punto de vista de la necesidad y no desde el deseo, se convierte en una herramienta potencialmente útil”.

Calculadora: la ‘guardiana’ de las finanzas personales. Foto: Katemangostar-Freepik.

Velasquez considera que analizar la posibilidad de contraer un crédito personal puede ser realmente imprescindible “cuando se lo va destinar a inversiones que generan valor a largo plazo o a responder a necesidades vitales que no pueden ser cubiertas de otra manera”.

Por ejemplo, “un crédito personal puede ser adecuado para destinarlo a la educación, que es una inversión para prosperar en un futuro; a la compra de una vivienda, que proporciona estabilidad; o a resolver situaciones de emergencia que requieren una respuesta inmediata”, puntualiza.

Antes de contraer una deuda.

Por otra parte, desde Academia Bravo, consideran crucial realizar un análisis detallado de cinco aspectos clave, antes de decantarse por la vía del endeudamiento.

1.- Evalúe la tasa de interés. “No todas las tasas son iguales. Busque las más bajas para minimizar el costo del préstamo”, recomiendan.

2.- Comprenda los términos y condiciones. “Cada contrato tiene su ‘letra pequeña’. Conocerla a fondo evitará sorpresas desagradables”, advierten.

3.- Analice su capacidad de pago. “Examine su flujo de ingresos y gastos, para asegurarse de que podrá cumplir con las cuotas del crédito sin comprometer su bienestar financiero”, aconsejan.

4.- Tenga claro el propósito del préstamo.

“Asegúrese de que la deuda contribuya a tu crecimiento personal o solucione una necesidad esencial”.

5.- Explore distintas alternativas. Desde Academia Bravo sugieren evaluar otras opciones, dado que “a veces, ahorrar o ajustar el presupuesto puede ser más beneficioso que endeudarse”.

Es necesario reflexionar mucho antes de solicitar un crédito. Foto: Open Comunicación.

Por otra parte, Javier Velasquez ofrece algunas estrategias claves para negociar y liquidar las deudas en curso que hemos contraído con anterioridad y recuperar nuestra libertad financiera.

“Desde la Academia Bravo, entendemos la habilidad de la negociación de deudas como un arte, para el que muchos no están capacitados, por lo que en caso de necesidad es aconsejable buscar el asesoramiento de expertos”, señala.

Después de haberse endeudado. No obstante, Velasquez aporta cinco claves y estrategias “para aquellos más atrevidos” que quieran negociar sus deudas por su cuenta.

6.- Comunicación proactiva. “Contacte a sus acreedores antes de que los problemas se agraven. La disposición a negociar suele ser más alta cuando se muestra iniciativa”, señala Velasquez.

7.- Reestructuración de la deuda. “Explore distintas opciones para modificar las condiciones de su deuda, como alargar el plazo o reducir la tasa de interés”, sugiere.

8.- Consolidación. “Si tiene múltiples deudas, analice la posibilidad de consolidarlas (agruparlas en un solo préstamo o pago mensual), lo cual podría reducir su carga financiera mensual”, señala.

9.- Prioridad de pagos. Velasquez recomienda enfocarse en las deudas más pequeñas y priorizar el pago de estas. “Una vez liquidadas, dispondrá de más dinero para destinarlo a pagar las deudas de mayor importe”, apunta.

10.- Fondo de Emergencia. “Crear un ‘colchón financiero’ le dará más flexibilidad y seguridad al negociar una deuda”, concluye Velasquez.