Skip to main content

¿Cómo las madres pueden instruir a los hijos en la educación financiera?

En el mes dedicado a celebrar la maternidad, se destaca la polifacética labor de las madres, quienes desempeñan un papel crucial como administradoras del hogar, incluyendo la gestión de las finanzas familiares.

Ellas no solo son capaces de rendir los “chelitos” para equilibrar el presupuesto familiar con habilidad, sino que también asumen la responsabilidad de inculcar hábitos financieros saludables en sus hijos desde temprana edad, preparándolos para un futuro sólido. Pero “¿cómo hacerlo si no sé manejar mis finanzas?”. De ahí que la educación en este ámbito debe empezar por casa, especialmente por mamá.

Por tanto, si las madres, muchas veces jefas de hogar, poseen un buen entendimiento de las finanzas, podrán transmitir este conocimiento de manera efectiva a sus hijos. Esto abarca desde la planificación del presupuesto hasta la gestión del ahorro e inversión. Es decir, que podrían convertirse en ese modelo ideal a seguir.

La influencia de las madres en este ámbito es innegable. Los pequeños absorben conocimiento al observar cómo se maneja el dinero y se toman decisiones financieras responsables en el hogar.

¿Cómo introducirlos?
Introducir a los niños en el mundo de las finanzas personales puede realizarse de forma gradual y adaptada a su edad. Desde enseñarles la diferencia entre ganar, ahorrar y gastar dinero hasta involucrarlos en decisiones de compras simples, como comparar precios o buscar descuentos, sientan las bases para que comprendan el valor del dinero y adquieran habilidades financieras sólidas.

A medida que crecen, se pueden abordar temas más complejos, como el presupuesto familiar, la importancia del ahorro alargo plazo y la inversión. Una forma de hacerlo es enseñarles la importancia del ahorro, ya sea a través de una alcancía o una cuenta de ahorros, y mostrarles cómo establecer metas financieras realistas.

Recuerde que se debe educar sobre el dinero en base a valores como compromiso, respeto y responsabilidad. El impacto positivo de esta educación financiera temprana en la vida adulta de los niños es significativo. Les brinda las habilidades necesarias para tomar decisiones financieras informadas, administrar su dinero de manera responsable y planificar para el futuro.

Además, les ayuda a evitar deudas excesivas, a establecer metas financieras realistas y a comprender la importancia del ahorro y la inversión para alcanzar la estabilidad financiera.

Errores a evitar
Uno de los errores comunes que cometen las madres al educar sobre el dinero sin basarse en valores es no enfocarse en la importancia de la responsabilidad y la ética en relación con el dinero. Recuerdo, que mi mamá, al igual que mi padre, se enfocaban mucho en que mis hermanos y yo entendamos la conexión entre el trabajo duro, la honestidad y el manejo adecuado del dinero.

Lo contrario a esto, sería provocar que los niños desarrollen actitudes irresponsables o incluso poco éticas hacia las finanzas en el futuro. Otro error es no enseñar a los niños sobre la importancia de dar y compartir. Mis padres y, debo incluir a ambos, desde pequeña me han demostrado con sus hechos que la educación financiera no solo se debe centrar en acumular riqueza sin considerar el impacto positivo.

Además, expertos financieros coinciden en que no involucrar a los niños en conversaciones abiertas sobre las decisiones financieras familiares, según su nivel de comprensión e inquietudes, puede llevar a una falta de comprensión sobre cómo se toman estas decisiones y qué consideraciones están involucradas. Por ende, la transparencia y la participación en las discusiones financieras pueden ayudar a los niños a desarrollar una comprensión más profunda de las implicaciones éticas y sociales del dinero.

Independencia
Educar financieramente a las niñas sobre la independencia financiera les brinda herramientas para evitar ser víctimas de violencia económica o física por parte de sus parejas en el futuro.

Al enseñarles sobre la importancia de tener sus propios recursos, la toma de decisiones financieras informadas y la planificación para su futuro económico, se les empodera para tomar el control de su propia vida financiera. Esto puede ayudar a reducir su vulnerabilidad y dependencia económica en situaciones potencialmente abusivas.

En cuanto a la educación financiera en los niños, ésta los prepara para convertirse en adultos equipados financieramente al proporcionarles las habilidades y conocimientos necesarios para tomar decisiones financieras sólidas. Les ayuda a comprender la importancia del ahorro, la inversión y el presupuesto, así como a desarrollar una mentalidad de planificación a largo plazo.

Elementos para considerar

  1. Aprendizaje. Introduzca conceptos financieros desde una edad temprana.
  2. Valores. No solo se trata de números, sino también de inculcar valores como el respeto.
  3. Actividades. Incorpore juegos y actividades lúdicas para facilitar el aprendizaje práctico.
  4. Ejemplos. Relacione los conceptos financieros con situaciones cotidianas.
  5. Autonomía. Fomente la toma de decisiones financieras autónomas a medida que crecen.
  6. Comunicación. Mantenga conversaciones abiertas sobre dinero y finanzas en el hogar.